jueves, 30 de septiembre de 2010

EL VERDE [ tako-zinta berdea ]

Al mirar la foto de la mano de algún pelotari, vemos que debajo de la protección asoma algo verde. Aquí en la mano de Martinez de Irujo.



Aquí en la mano de Olaizola II
  

Se trata de “el verde”, también conocido como “moco verde” (muki berdea) por su aspecto.
Es un autoadhesivo que se presenta en cinta y tiene aspecto de membrana gelatinosa y muy pegajosa (tipo silicona) de menos de 1/2mm de espesor.


Entiendo que el de la marca “Duplocoll” de la compañía Lohmann no es el único, pero si el más conocido.


El primer paso en el armado de las protecciones de la mano es la aplicación del verde, sobre el cual se fijará la primer capa de esparadrapo.

Las protecciones de las manos, se componen de tres materiales. El verde, el esparadrapo (de 3 a 6 capas o incluso más), los tacos, y más esparadrapo para cubrirlos.

Nunca había visto antes éste producto fuera del ámbito propio de la Pelota Mano, de manera que no puedo brindar información sobre cual es su utilidad práctica y sobre otros materiales o marcas para sustituirlo en los paises americanos donde no se consigue.


En otras épocas, en vez del verde, se utilizaban adhesivos o colas sintéticas. Quizás algunas de las que usan los niños en las escuelas pueda servir... habrá que experimentar.

Volviendo a las protecciones, se pueden hacer sin utilizar el verde. Una vez preparadas y utilizadas se despegan de la mano y terminan siendo una especie de guantes o manoplas que sólo cubren la palma de la mano y si se es cuidadoso y limpio, se pueden volver a utilizar varias veces.

A medida que una misma protección se va utilizando, va perdiendo la adherencia propia del esparadrapo. Así, y según el gusto de cada pelotari, después de haber utilizado la misma protección al menos entre 3 a 5 veces, comienza a ser necesario el verde para aumentar su adhesión.

Incluso, la protección se puede calentar o apenas entibiar (con cualquier fuente de calor), para recuperar durante algunas posturas más, su poder de adhesión. Advierto que si se pasan de calor, se cocinan...un experimento que da muy mal olor.

En conclusión el verde para los jugadores aficionados no es un material imprescindible, aunque sí es muy útil para lograr mayor adherencia de la manopla a la piel, a medida que el esparadrapo pierde su adhesividad.

Se puede aplicar sobre toda la palma de la mano y sobre los dedos también, de manera que quede todo cubierto del verde, o también, cortar algunas cintitas y solo cubrir algún sector de la mano en la que se quiera más adherencia. Gustos son gustos...


Una vez utilizada la manopla, nos quedaran restos del verde en la palma de la mano y en la manopla misma. Será cuestión de retirarlos y descartarlos, pero la manopla seguirá operativa para el próximo juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario